Pérez Troika / Dva

Pérez Troika / Dva

Inteligencia dice…

La siguiente es una versión estenográfica de la grabación hallada a finales de 1992, incluida en los rescoldos del Arca Soviética, un extenso conjunto de archivos diversos que fueron desclasificados en el contexto del Glasnot impulsado por Mikhail Gorbachev.

El casette de carrete cerrado, foliado con la clave CCCP/PSD/Exp. 18495/SSSR/Mex86/24-07-1986, que contenía la grabación, fue rescatada fortuitamente por Wilhelm Feuer y Sigrid Lansteiner, periodistas de la extinta Alemania del Este, del escritorio de una ex atleta olímpica ucraniana; pero por razones hasta ahora desconocidas nunca publicaron los secretos que resguardaba.

La hija de Lansteiner, Sonia, actualmente reportera de la revista Der Spiegel, elaboró una copia ya traducida al español y la hizo llegar a ContradicciónES. Por vez primera y en exclusiva, podremos saber sus conversaciones y quizá las razones de por qué no se divulgaron en su momento.

*** Seguir leyendo “Pérez Troika / Dva”

Anuncios

Siempre ha sido personal

Siempre ha sido personal

PERSONAJES

FRANCESA
MEXICANO
ASISTENTE
JEFE

Mesero negro, público diverso.

Palco central de un estadio de fútbol. Cuatro líneas de butacas pegadas al borde del proscenio; a cada lado, un pasillo de acceso; detrás unas mesas de bar con algunas personas, meseros andando de un lado a otro y al fondo por encima, una pantalla. Todas las personas visten ropas para el frío.

Luces de estadio, audios de público y vuvuzelas, música según acotaciones, variaciones de iluminación según los diálogos, los cuales serán íntegramente en francés, excepto el idioma donde se indica en letras cursivas.

Acto I

Escena I

Desde los pasillos, entran la Francesa y el Mexicano por el extremo opuesto de la línea de butacas sin percatarse el uno del otro, hasta que coinciden en sus asientos. Una sorpresa incómoda y una sonrisa diplomática de ambos. Verifican sus boletos. Silencio y sonrisa. Se sientan exactamente uno al lado del otro justo al centro de la primera línea. Se acomodan y se miran de soslayo.

MEXICANO: Disculpe, reservé desde enero y…
FRANCESA: Sí, no hay problema. Mi asistente sólo me pudo conseguir este… Seguir leyendo “Siempre ha sido personal”

Pérez Troika / Odin

Pérez Troika / Odin

Muy parecida a La Singla

FADE IN

CRÉDITOS INICIALES

DISOLVENCIA A

INT. NOCHE. TABLAO FLAMENCO.

Un ESPAÑOL sale del baño para hombres, se detiene en el umbral y prende un cigarrillo. Iluminado desde atrás, barre con la mirada, primero al público: Sólo mesa con 5 RUSOS, y luego al escenario: 2 GUITARRISTAS, UN CANTANTE  y UNA BAILAORA, interpretando una bulería.

El español posa su mirada en la bailaora. Tras un giro, ésta devuelve la misma mirada fija. Taconea, truena sus dedos, despliega su larga y negra cabellera, sin que ninguno desvíe los ojos. De fondo musical, suenan las coplas de Camarón.

Un RUSO alto y fornido también sale del baño. Le palmea la espalda al español, quien sonríe, adolorido. Cruzan frases incomprensibles por el idioma y la ebriedad, se ríen sin entenderse mucho, el ruso inicia un monólogo.

El español retorna su mirada a la bailaora, que inicia su solo de zapateo. Cortes rápidos en tight shot a sus pies, al quejío del cantante, a los chasquidos de dedos de ella, a la guitarra, al humo expelido de él, a los ojos de ambos, a la tensa mirada entre ellos.

El ruso, violento y tierno, exige su atención, vocifera más palabras, entre alegres y tristes, sacude y abraza  por el cuello al español, medio llora, medio se carcajea, el español le sigue la corriente con ademanes, el ruso lo aprieta contra sí y lo besa en la frente, se limpia sus mocos con la manga de la camisa, palmea unas veces más al español y se va tambaleando a la única mesa ocupada, donde lo reciben con un brindis y más carcajadas.

Seguido por la mirada de la bailaora, el español atraviesa la estancia; éste a su vez, se limpia la frente, se talla el cuello y los hombros de dolor y la observa danzar. Close up en cámara lenta para ver desde sus perspectivas ambas trayectorias.

CORTE A Seguir leyendo “Pérez Troika / Odin”

Tifosi

Tifosi

¡Un negro! ¡Un maldito negro hijo de puta! ¡Que no lo sepan estos cabrones o se burlarán de mí hasta mi funeral!… Soy el primero en levantarme de la mesa a gritarle al zambo, quieto de confusión, y a expulsarlo a patadas del local. “Eh, Vito, venimos a tu taberna”, vocifera Siro tras acabarse los empellones, “porque no aceptan ni negros ni judíos ni árabes”. “Pensé que era sólo por la cerveza”, responde Vito, reímos, “¡Qué decepción!”, el encargado muestra el revólver que no utilizaría si estábamos nosotros.

Alguien pide silencio: Nos hemos perdido 4 penales por culpa de esos negros. “¡Andiamo, Luigi!” y De Agostini no nos falla. Vítores y manotazos a las mesas, todos ebrios, todos rapados del cráneo, todos a punto de ser campeones del mundo por cuarta vez. Pasamos de largo el gol de Olartinoséqué. Brindamos con tarros. Y el imbécil de Donadoni la caga con el penalti más marica que he visto cobrar… “Y sigue Maradona: Imposible que la vuele”, subraya Nicola… No sólo no yerra, la mete como maestro… Cumplimos con el silencio solicitado, aunque todos pensamos que el viejo Aldo, un defensa, debe meterla o de lo contr…

Seguir leyendo “Tifosi”

Échame a mí la culpa de tu desgracia III

benito4

Respecto a su supuesta lucha para contrarrestar la Intervención, otro de los motivos del galardón antillano, quedan los contradictorios alegatos que Juárez elaboró contra el régimen imperialista de Maximiliano. Por ejemplo, había prorrogado su período presidencial de 4 años aprovechando la ascendencia recién obtenida de los militares entre los Inmaculados, y contra todos los argumentos de desapego constitucional que le profirieron –entre ellos, Guillermo Prieto-. Mientras lanzaba diatribas tajantes que manifestaban su abierta oposición a  la mano extranjera en la manivela nacional, los Estados Unidos adiestraban, pertrechaban y pagaban los salarios del ejército federalista, presionaban vía diplomática la retirada inmediata de las tropas francesas de suelo mexicano y reconocían, con todas las conveniencias de las circunstancias, al gobierno de Juárez como único e inapelable para Washington –lo que significaba, en buen castellano, una impresionante amenaza de la joven potencia-, a cambio, claro está, de las ventajosas concesiones que el presidente oaxaqueño le otorgó cuando se encontraba en la frontera con ese país. Seguir leyendo “Échame a mí la culpa de tu desgracia III”