Otra postal desde el infierno 5

Otra postal desde el infierno 5

Asistido por PORRO, Chiro Liro halló 7 diferentes dactilogramas en toda la superficie de la postal. Era original, es decir, había sido revelada e impresa todavía a la antigua. Las curvas de carbono revelaron que no llevaba 7, sino 8 y medio meses de escrita la tinta negra del mensaje; así que, o la franquicia de la Universidad había tardado demasiado o en realidad esa postal viajó personalmente con sus estafetas desde Chihuahua a su destinataria. Bastaría verificar la caligrafía con el material que poseía Marcela, pero era obvio ante la lupa que había intermitentemente trazos débiles y fuertes, firmes y zigzagueantes, con sangrías e interlineados erráticos, como si hubiera sido por igual redactado o muy aprisa o muy dolorosamente despacio. A pesar del tiempo, no se encontraba expuesto al deterioro del oxígeno o de los ácidos de otros dedos, lo cual hablaba de una conservación prevista para más allá que un retrasado envío por correo. Por tanto, algunas huellas no debían pertenecer a los mensajeros. Es más: El sello de la Casa de Estudios era auténtico, pero había sido puesto apenas 31 días antes de la fecha aproximada en que se la entregaron a Marcela.

Seguir leyendo «Otra postal desde el infierno 5»