Segunda parte publicada

Revelado el sitio en que pudo ser sepultado para siempre el último emperador, surge un responsable de la negligencia del INAH en Campeche: Carlos Vidal Angles, quien fuera su delegado durante 12 años, tras los cuales es señalado de diversos delitos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Campeche todavía no ha emprendido una investigación especializada en ambos lugares. Por el contrario: Pese a las sólidas acusaciones, tolera el saqueo de piezas de valor millonario y, según denuncian autoridades candelarenses, resulta cómplice de dicho delito.

Los saqueos

El presunto responsable de estas irregularidades es Carlos Vidal Angles, quien fungió como delegado del INAH 12 años, entre 1995 y 2007, y es el actual secretario de Cultura de Campeche, cuestionado por artistas e intelectuales locales, como el reconocido poeta Sergio Witz6.

Un primer reporte de saqueos se registró en marzo de 1998, cuando se descubrió un túnel de 10 metros de una de las pirámides del llamado Cerro de los Muertos, en la zona arqueológica de El Tigre/Itzamkanac, por donde se extrajeron figurillas y otras piezas que se estaban inventariando.

Trabajaban en la investigación de sitio, en colaboración con el arqueólogo de la UNAM, Ernesto Vargas y el antropólogo del INAH, Lorenzo Ochoa Salas, quien vinculado al delito fue dado de baja de la delegación aunque sin acusación oficial7.

Pero el escándalo mayor ocurrió cuando la Procuraduría General de la República (PGR) reportó, el 11 de agosto de 2000, un decomiso de 54 piezas arqueológicas de la ruinas, con valor estimado en 5 millones de pesos, presuntamente traficados por Samuel Domínguez y Alejandra Ramírez, en los ejidos San José de la Montaña (Taxahá) y Pablo Torres Burgos (Tuxkahá), de Candelaria.

La captura reveló el grado de abandono en que se encontraban los vestigios por parte del INAH-Campeche a cargo de Vidal Angles: No se investigaba a fondo los hallazgos ya realizados por especialistas ni se calculaba su valor artístico, por lo que tampoco se protegía adecuadamente su patrimonio cultural.

“Hasta tractor agrícola le metieron a la losa grabada con jeroglíficos en Taxahá”, reseña Álvaro López Zapata, en el Museo Comunitario Ch’Akib de Candelaria, que él dirige. “Se encuentran estelas tiradas en el suelo, cubiertas de vegetación, y nadie le da importancia”.

Vidal Angles prometió entonces que después de tres meses de restauración, enviaría las reliquias prehispánicas al recinto municipal. A esta petición, se sumó la de otras 668 que, indicó López Zapata, el delegado del INAH ordenó trasladar a la capital del estado para repararlas, en octubre de 2001, luego de otro decomiso. Hace 3 años dejó el cargo sin devolver alguna de las 722 obras en total.

“Si acusamos que nos faltan piezas, estamos siendo incómodos para el INAH”, recalca Don Álvaro, también Cronista de Candelaria. “Así que nos van a tratar de igual forma e ignorar todo este asunto de la muerte de Cuauhtémoc”, agrega, junto a los que llama “enigmas” en la gestión del hoy Secretario campechano de Cultura.

Los “enigmas”

Uno de esos enigmas se registró el 14 de abril de 1998, cuando se difundió el hallazgo, en la zona arqueológica de Itzamkanac-El Tigre, de 2 mascarones mayas de cerca de 2 mil 100 años de antigüedad. Representaban, según se atribuyó, al rey Assurbanipal II El Sardanápalo, quien gobernó Asiria y Fenicia justamente hace alrededor de 2 mil 400 años.

No obstante, lo que pudo convertirse en un acontecimiento histórico internacional, debido a la negligencia del INAH-Campeche terminó con la pérdida total de la fisonomía de uno mientras el otro permanece sin ser investigado o exhibido, tras 12 años de mantenerlos en posesión.

“Están ahí, sin que se les haga un estudio sobre su origen, qué representan”, fustiga el historiador. “También en Cojulich (Quintana Roo) y en Guatemala, existen mascarones que, al igual que éstos, comprobarían que desde hace 2 mil años, América ha sido visitada por marineros fenicios”.

Lo mismo ocurrió con las 668 piezas reclamadas, que según el INAH-Campeche, se tratan en realidad de 658: 55 tepalcates completos y 603 fragmentos diversos. Después de su rescate y “resguardo” en Campeche capital, nada se informó durante 4 años

Pese al mandato del Servicio de la Administración de Bienes Asegurados (SERA) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de devolverlos al municipio, no sería hasta la petición de Carlos de León, presidente de la asociación civil Candelaria en Marcha, cuando Vidal Angles confirma, mediante un comunicado oficial del 14 de diciembre de 2005, firmado por él, la “custodia” de los vestigios.

Con este documento, aparece una primera negativa a regresarlas, por la supuesta falta de “un museo comunitario” para su “resguardo y protección”, mismo que ya existe como parte de las instalaciones del Palacio del Ayuntamiento candelarense. Los sucesores de Vidal Angles en el INAH-Campeche (Luis Fernando Álvarez y Lirio Suárez Améndola) reiterarán la negación. Particularmente, Álvarez Aguilar, quien sólo duró un año como delegado.

En enero de 2008, no sólo descartó la acusación de “saqueo” por parte de Candelaria en Marcha, A.C., contra Vidal Angles, publicada en diversos diarios locales. Además, había asegurado que “no hay ningún traslado de 722 piezas, no hay nada archivado donde el INAH (las) haya recibido para su restauración”. Y llegó más lejos: “Incluso es revisada la bodega de bienes (…) ya hemos inventariado y no hace falta ninguna piezas”.

Tan sólo días más tarde, Álvarez Aguilar se desdijo. Luego que De León Chávez mostrara los documentos probatorios, el nuevo delegado del INAH-Campeche tuvo que reconocer que albergaban dicho patrimonio, cuyo inventario cambió: Consignó 667 piezas y sin añadir las 54 reliquias valuadas en 5 millones de pesos confiscadas por la PGR 8 años atrás.

El rechazo no varió con la llegada, en 2009, de Suárez Améndola. Por el contrario, “dictaminó” a la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH, en la Ciudad de México –según oficio enviado por su titular, Salvador Guilliem, en mayo pasado- que Ch’Akib “no cumple con las condiciones de seguridad y museografía” para recibir las reliquias.

Como subraya el secretario del Ayuntamiento, Carlos Alberto Canul Martínez, el enigma es que “nunca nadie del INAH vino a revisar las condiciones de nuestro museo”. Y el temor se agrava con el nombramiento de Carlos Vidal en la Secretaría de Cultura del estado.

6Diario Tribuna de San Francisco de Campeche, 20 de octubre de 2009. Agencia Proceso, nota por Rosa Santana, 8 de diciembre de 2009.

7El Dr. Lorenzo Ochoa Salas, veracruzano de Tuxpan, arqueólogo y maestro en Antropología por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y doctor en Arqueología por la Universidad del Estado de Nueva York, fungía entonces como director de proyectos arqueológicos del INAH tras una extensa membresía –desde 1986- en el Sistema Nacional de Investigadores. Durante las últimas 2 décadas del siglo pasado realizó en Tabasco trabajos profundos sobre las civilizaciones olmeca y maya, además fundando y coordinando publicaciones que documentaban nuevos hallazgos, propios y ajenos. Luego de la oprobiosa salida forzada que le brindó la delegación campechana, se incorporó en pleno a la UNAM, el INAH y el CONACYT. Falleció en 2009, el año anterior a esta pesquisa periodística.

I / II / III / IV

*Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982).
Ganador del Primer Concurso Nacional de Ficción Playboy 2008.
Nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010.
Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2010 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro).
Ha publicado su trabajo literario y periodístico
en diversos diarios y revistas locales y nacionales.
En Twitter, trollea desde la cuenta @Acrofobos.
En 2017, publicó su primer libro de relatos Grimorio de los amores imposibles.
En 2018, publicó el segundo: La invención del otoño
.

4 comentarios en “En busca del sepulcro perdido de Cuauhtémoc (3ª parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .