En busca del sepulcro perdido de Cuauhtémoc

En busca del sepulcro perdido de Cuauhtémoc

En agosto de 2010, la fotógrafa Haydi Gutz y yo fuimos como enviados especiales del diario Tabasco HOY, donde yo laboraba, a Candelaria, Campeche, siguiendo la pista telefónica que nos dejó Álvaro López Zapata, historiador y Cronista de la Ciudad, con el coordinador de la sección de Municipios, Juan Carlos Montes de Oca.

Gracias a las gestiones de Paulina Maldonado, editora de la sección cultural y mi jefa directa, pudimos no sólo emprender el viaje de cobertura, sino además la compañía y colaboración del camarógrafo Francisco García y de su productor, el venezolano Enrique Guzmán, el único extranjero del equipo, por parte de la televisora del mismo consorcio.

Desconozco lo que sucedió con el material audiovisual, pero el reportaje que se publicó impreso en 3 partes, durante el octubre siguiente, mereció la nominación al Premio Nacional de Periodismo Cultural “Fernando Benítez” que cada año otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México.

10 años después, a modo de celebración por aquel reconocimiento a mi labor como reportero de cultura –mi último trabajo formal para un medio de comunicación-, lo vuelvo a publicar en 4 partes, en versión íntegra acompañada de algunas imágenes tomadas por Haydi o por mí, sin mayor revisión que añadirle datos que, a la sazón y por razones de espacio o corrección, ya no pude consignar.

Entre ellas, la irreparable pérdida de Don Álvaro López Zapata, muy querido y valorado por la gente de su tierra, quien tras 26 años de su vida dedicándose a la memoria histórica de Candelaria y a documentar su versión del reposo final del emperador Cuauhtémoc (Eje del presente reportaje), falleció el 21 de marzo de 2016. Aunque póstumamente y apenas en 2020-como suele suceder, por desgracia-, obtuvo los reconocimientos que su dedicación amerita si bien urge validarlo con mayor amplitud y profundidad e iniciar las tan anheladas excavaciones en los sitios por él descubiertos para México y el mundo.

Y, por supuesto, va dedicado a ese maravilloso grupo donde incluyo a Leidy Gabriela Moreno, la diseñadora gráfica cuyas ideas enriquecieron el “vestuario” de las publicaciones que día tras días buscó regalar a l@s lector@s algo más que sólo nombres y eventos.

Seguir leyendo «En busca del sepulcro perdido de Cuauhtémoc»