Muy parecida a La Singla

FADE IN

CRÉDITOS INICIALES

DISOLVENCIA A

INT. NOCHE. TABLAO FLAMENCO.

Un ESPAÑOL sale del baño para hombres, se detiene en el umbral y prende un cigarrillo. Iluminado desde atrás, barre con la mirada, primero al público: Sólo mesa con 5 RUSOS, y luego al escenario: 2 GUITARRISTAS, UN CANTANTE  y UNA BAILAORA, interpretando una bulería.

El español posa su mirada en la bailaora. Tras un giro, ésta devuelve la misma mirada fija. Taconea, truena sus dedos, despliega su larga y negra cabellera, sin que ninguno desvíe los ojos. De fondo musical, suenan las coplas de Camarón.

Un RUSO alto y fornido también sale del baño. Le palmea la espalda al español, quien sonríe, adolorido. Cruzan frases incomprensibles por el idioma y la ebriedad, se ríen sin entenderse mucho, el ruso inicia un monólogo.

El español retorna su mirada a la bailaora, que inicia su solo de zapateo. Cortes rápidos en tight shot a sus pies, al quejío del cantante, a los chasquidos de dedos de ella, a la guitarra, al humo expelido de él, a los ojos de ambos, a la tensa mirada entre ellos.

El ruso, violento y tierno, exige su atención, vocifera más palabras, entre alegres y tristes, sacude y abraza  por el cuello al español, medio llora, medio se carcajea, el español le sigue la corriente con ademanes, el ruso lo aprieta contra sí y lo besa en la frente, se limpia sus mocos con la manga de la camisa, palmea unas veces más al español y se va tambaleando a la única mesa ocupada, donde lo reciben con un brindis y más carcajadas.

Seguido por la mirada de la bailaora, el español atraviesa la estancia; éste a su vez, se limpia la frente, se talla el cuello y los hombros de dolor y la observa danzar. Close up en cámara lenta para ver desde sus perspectivas ambas trayectorias.

CORTE A

EXT. NOCHE. CALLE

El español sale del tablao y enciende un cigarro. Se aprecian los pendones colgados de todos los postes de luz, alternando el cartel de Joan Miró con el de Antoni Tápies a lo largo de la calle, mientras sobre la pantalla se lee:

Barcelona. 3 de julio

CORTE A

02

©Derechos reservados. KRANKOFT*. 2018

Mientras fuma, el español realiza una inspección visual hasta el momento en que un auto estacionado enfrente utiliza su claxon óptico. Regresa su mirada a la puerta del tablao, luego a ambos extremos de la calle, y avanza.

Al llegar, se reclina sobre la portezuela del piloto, que resulta ser el COPILOTO: Frente a él no hay un volante y junto a él, otro sujeto –el que siempre sí es PILOTO- vestido de idéntica forma: Suéter negro, bigote perfectamente recortado, gorro Cap irlandés y pipa humeante.

Español:
Nadie es como Shakespeare.

Copiloto (Con acento británico):
Nadie es como Cervantes.

El español se agacha, sonríe a ambos tipos.

Español:
Buenas noches, soy Txutxo Pérez
Letxugoibarragoroiteazcaya

Copiloto:
Bond. James Bond.

El español ríe, exhala humo y mira fijamente al británico, que no dice palabra. Intercambian miradas de expectativa fallida y luego, de seriedad por el caso.

Copiloto:
No esperará que empleemos nuestros
verdaderos nombres, Don’t you?

Español:
No…No, jajaja, no (Carraspeo) No, of course not,
pero no esperaba su ocurrencia. Es todo.

El piloto señala la guantera a su izquierda. El copiloto la abre y saca de ella un frasquito transparente, lleno de un líquido igual de claro.

Copiloto:
Deberá colocar sólo unas cuantas gotas
en cada bebida. ¿Cuántos son en el grupo?

Español:
6: Bal, Gavrilov, Yevtushenko, Dasayev,
Chivadze y Aakinfev.

Copiloto:
Mucho cuidado con Aakinfev.

Español:
Sólo es el preparador físico.
Lo mandaron como niñera.

Copiloto:
Como guardaespaldas

El piloto le pasa una carpeta cerrada. El copiloto la abre, extrae una foto y la muestra al español. Es una imagen de Dolph Lundgren caracterizado como Iván Drago.

Copiloto:
Es agente del KGB.

Español:
Muy bien (Prende otro cigarrillo). ¿A cuál de ellos
voy a matar? ¿Qué hago después?

Piloto:
¡Oh, for God sake!

Copiloto:
Pues, traerlos, viajarán junto a usted atrás. Los que
no quepan, los meterá en la cajuela. (Fuma pensativo)
Los pasearemos por las Ramblas y luego quizá, los
enterremos detrás del Camp Nou. Esperemos que la
Guardia Civil no note sus tumbas en el
estacionamiento.

Español (Tras una pausa):
Y… ¿Me pagarán más por enterrarlos?

Piloto (En inglés):
Recuérdame porqué reclutamos a this bloody spaniard.

Copiloto (En inglés):
Era el único que aceptaba pesetas. (Al español en español)
¿Cómo se le ocurre que vamos a matar a futbolistas
soviéticos en pleno Mundial y en Europa Occidental?

Silencio. Un auto pasa sobre la calle a velocidad moderada. El piloto codea a su compañero y señala su reloj y luego a la entrada del tablao.

Copiloto:
No. Sólo es para drogarlos. La idea es que mañana
no ganen contra sus “amigos” los polacos
(Le entrega el frasco). Ahora, de prisa.

Español:
Momento. ¿Ya está listo mi pago?

Copiloto:
Te depositamos un millón esta tarde. Se reflejará
mañana, antes del juego. La otra mitad, en cuanto
sea oficial la eliminación. O sea, pasado mañana
(Fuma). Everything clear?

El español asienta, guarda el frasco, se incorpora, divisa el panorama, cruza la calle. Los británicos, en el auto, recargan sus pipas y las encienden.

La siguiente conversación es en inglés con un marcadísimo acento cockney.

Piloto:
¿Qué tan confiables son los comunistas españoles?

Copiloto:
Nada confiables (Fuma). Sin embargo, éste tuvo
la mala suerte de pelearse con su novia… una
bailadora de flamenco, hermosa por cierto…
justo en los días en que la selección de la URSS
se concentró acá para la segunda fase.

Piloto:
Así que uno de ellos la conquistó y se la llevó
a la cama, seguramente.

Copiloto:
Seguramente, fellow. Lo cual significa que el objetivo
no es político. Ya sabe cómo son los catalanes,
izquierdistas, republicanos y toda esa mierda.

Se ríen caballerosamente y chocan sus pipas.

Copiloto:
La misión es personal. Y ya sabe cómo son
los españoles, temperamentales,
apasionados y todo eso.

Piloto:
So, fellow, la Unión Soviética no será campeona este año.

Copiloto:
Certainly, no. Jojojojojo (Continúan sonriendo
caballerosamente
). Tienes algo de Scotch?

El piloto abre la guantera, saca una botella miniatura y un par de vasos. Sirve en ambos y reparte.

Piloto:
¿Por qué brindaremos?

Copiloto:
Bueno, obvia y primeramente, por el Gobierno
de Su Majestad y el Reino Unido de Gran Bretaña
e Irlanda del Norte (Chocan vasos). Luego, qué te
parece por los caídos del HMS Conventry y del
SS Atlantic Conveyor.

Ambos guardan un silencio solemne, tras lo cual pronuncian chiias, chocan vasos de nuevo y beben esta vez. Luego hacen lo mismo por “la pronta caída de Moscú”, “los Beatles”, “Gibraltar y Falklands foeva”, “Benny Hill”, el fin del ETA y del IRA y “el próximo Mundial: Celebraremos 20 años de nuestro título con otro título”. Más risa caballerosa.

CORTE A

EXT. NOCHE. CALLE

Desde la perspectiva del auto británico, vemos a una pareja salir corriendo del tablao. Son la bailaora y el español, quien carga una pequeña maleta. Pasan sobre la acera contraria a los británicos, quienes siguen todo el drama con la vista, y se detienen al lado de un auto situado muy atrás.

El español avienta la maleta al asiento trasero, pero no le abre la puerta a la bailaora. La sujeta con sus manos sobre los brazos. De fondo musical, comienza Malagueña salerosa, en versión de Miguel Aceves Mejía. Conversan intensamente, pero sólo observamos sus labios moverse.

CORTE A

INT. NOCHE. AUTO DE LOS AGENTES BRITÁNICOS

Ambos agentes contemplan la escena con un expresión levemente conmovida en sus caras.

Copiloto (En inglés):
Es una lástima que no podamos oír lo que dicen.

Entonces, simultáneamente, beben sus tragos, fuman sus pipas y expelen el humo de sus bocas.

CORTE A

INT. NOCHE. CALLE

La bailaora y el español se van abrazando mientras hablan mediante susurros apasionados. Dolly in que capta el momento en que se besan románticamente mientras el fondo musical sube.

Entonces, un trío de hombres sale del tablao, buscándolos. La pareja decide entrar por la misma portezuela para no perder tiempo ni ser detectados.

CORTE A

INT. NOCHE. AUTO DE LOS AGENTES BRITÁNICOS

Piloto:
Debemos irnos.

Copiloto:
Ahora no. Nos veríamos muy sospechosos.

Piloto:
Claro, y dos hombres solos conversando en un auto
a la medianoche es de lo más normal.

Copiloto:
Mmmm, a menos que nos demos un beso, pero
no me siento lo suficientemente ebrio para eso.

El copiloto sirve más Scotch en ambos vasos y los agentes lo beben simultáneamente.

DISOLVENCIA A NEGRO

Se lee en la pantalla:

Durante la Guerra de Las Malvinas, Moscú prestó apoyo militar y diplomático a la dictadura militar argentina a través de sus aliados en América Latina y África.

 Gracias al satélite de telecomunicaciones prestado,
Buenos Aires pudo hundir 2 acorazados británicos cerca de las islas
e interceptar las órdenes y los partes de Londres.

CORTE A

EXT. NOCHE. CALLE.

Cuando el auto de la pareja prende –por fin-, el grupo corre hacia ellos. A determinada distancia, el coche se aparta de la banqueta, enciende las luces, acelera y huye atravesando la obscuridad intermitente de la calle.

Le avientan unos vasos, los persiguen a pie. Se oyen voces de lamento, indignación y ansiedad por pedir una ambulancia. Regresan al tablao, sin percatarse de si hubo testigos.

DISOLVENCIA A NEGRO

Se lee en la pantalla:

Luego de ser titular indiscutible y anotar el primer gol ruso en ese Mundial,
el delantero soviético Andriy Bal se quedó en la banca durante el partido decisorio ante Polonia.

 A la URSS le bastaba ganar por un gol. Pero sus jugadores tuvieron una mala noche y otros ni siquiera saltaron al campo.

 Quedaron eliminados tras un empate a cero.

CORTE A

INT. NOCHE. AUTO DE LOS AGENTES BRITÁNICOS

Piloto (Encendiendo el auto):
La española sí era en verdad hermosa.

Copiloto:
Muy parecida a La Singla (Termina su vaso y entona).
Always look on/ the bright/ side/ of life.

Piloto (Embragando):
Always look on/ the bright/ side/ of life.

Cantan y silban. El auto -que resulta ser un plateado Aston Martin V8 del año- regresa lentamente a la circulación. Nadie los observa ni los molesta. Seguimos escuchando la melodía mientras vemos al coche alejarse debajo de los pendones.

FUNDIDO A NEGRO

Se lee en la pantalla:

Desde 1966, cuando fueron anfitriones,
Inglaterra nunca ha vuelto a ganar un Mundial.

CRÉDITOS FINALES

FADE OUT

Odin / Inteligencia dice…  / Ya no era Leningrado

*Artista plástico y diseñador gráfico mexicano (Villahermosa, 1979). Ha colaborado en diversos medios impresos y digitales en la región Sureste del país y en diversas exposiciones colectivas con fotografías. Damnificado de la inundación de 2007, se perdió constancia de todos los reconocimientos por su obra.

*Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982).
Ganador del Primer Concurso Nacional de Ficción Playboy 2008.
Nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010.
Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2010 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro).
Ha publicado su trabajo literario y periodístico
en diversos diarios y revistas locales y nacionales.
En 2017, publicó su primer libro de relatos Grimorio de los amores imposibles.

Anuncios

2 comentarios en “Pérez Troika / Odin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.