Otro gabinete

Somos bomberos en un mundo cada vez más incendiado. Gente que no aspiramos ni a medallas de honor ni a pensiones vitalicias. Sólo al poder, todo el poder, sin heridos ni prisioneros. Asesores nos llaman. ‘Los mejores’, nos llaman. Por eso le caigo mal a tantas personas…

La joven con lentes de pasta y falda entallada hasta las rodillas interrumpe mis cavilaciones ofreciéndome un café y una sonrisa. Prefiero el agua. A esta hora, cualquiera únicamente desea irse; para mí, es la hora pico en los negocios. “¿Le molestaría esperar? Es que todavía están…”, bosteza tímidamente, tanto que ríe al final, “están evaluando su propuesta”.

Seguir leyendo “Otro gabinete”