Tiempo de Feria

image007
Que dice CONAGUA que no podremos vovler a hacer esto nunca más…

90 años después, continúa suscitando por igual expectativa, dolores de cabeza y una fugaz pero intensa relación de amor-odio.

Creada para erradicar el alcoholismo y el fanatismo religioso, según el fundador de su primera versión, la Feria Tabasco se convierte, durante 2 semanas en promedio, en el escaparate de jóvenes, de políticos y del comportamiento social tabasqueño.

Y, claro, corre el alcohol por pipas y respeta las fechas de la Semana Santa (porque todos prefieren la playa al stand), lo cual refleja que nada queda ya de sus propósitos originales.

 *

Antes, un contexto: La Feria Tabasco –por algunos años denominada Expo– consiste en 2 eventos paralelos: Un concurso de belleza por la Flor de Oro; y la exposición siempre aspirante a volverse internacional de los gobiernos estatal y municipales, más otras instituciones públicas y privadas.

Para darle a cada cosa su lugar y tiempo, existe la Feria propiamente dicha –dedicada por entero a la exposición– y sin duda la pulpa del evento: La Pre-Feria.

En esta etapa se le brinda mayor atención a las concursantes, llamadas Embajadoras por “representar” a cada uno de los 17 municipios de Tabasco: ¿Quiénes son? ¿Qué posibilidades tienen? ¿Cuál es la favorita del pueblo?

Mediante un calendario que pareciera tallado en piedra, se desarrollan eventos, masivos y privados, tradicionales del certamen: Una presentación a medios y a la gente, un desfile, una noche de elección previa –hasta hace algunos años- a la inauguración de la Feria.

 *

La expectativa anual radica, por supuesto, en los negocios que se pueden conseguir, la difusión de los gobiernos que colocan sus pabellones, la competencia misma de las muchachas.

Un ejemplo: Televisión Tabasqueña (TVT), el canal local del Estado que usualmente nadie sintoniza, tiene su temporada alta en estos días y su pico de rating, de todo el año, en la transmisión en vivo del concurso.

Los dolores de cabeza consisten en que todos los involucrados quieren sacar dinero y quienes acuden al Parque Tabasco (sede desde 1998) no quieren gastarlo.

Tienen razón. Aunque las cifras oficiales suelen escamotearse para no disuadir al turismo, los costos de asistir un día ascienden 14 % cada año: Transporte público, estacionamiento, comida, juegos mecánicos, etc.

Ya sabemos que quien parte y reparte se sirve con la cuchara grande; y la Feria dista mucho de ser una excepción: Se cobra a los negocios que se instalan –incluso a los ambulantes-; a los patrocinadores interesados en anunciarse; y a las propias familias de las “embajadoras”.

De ahí, no hace falta describir mucho de esa relación amor-odio: Todos los tabasqueños esperan año con año su Pre-Feria y su Feria; y todos, año con año, critican y se olvidan de la historia de su celebración.

Historias oculta que nadie, por la conveniencia propia de toda relación amor-odio, se atreve a reseñar.

 * * *

 Tomás Garrido Canabal gobernó intermitentemente durante 15 años en Tabasco, entre 1919 y 1934, con mano de hierro y guante de seda. Por esa razón, la impronta cultural, política y social que dejó perdura hasta nuestros días.

A fin de sofocar las expresiones populares –que no eran muchas– del catolicismo, organizó la Exposición durante la Semana Santa, reuniendo a campesinos, ganaderos, comerciantes y navieros en un parque acondicionado expresamente.

Para revestirlo de visos todavía más paganos, estatuyó las “mensajeras del Progreso”, jóvenes representantes de la hermosura e idiosincracia de cada municipio.

Sólo con los años, pero dentro del periodo garridista, se convertiría en certamen de belleza.

Años de cruentas persecuciones religiosas y de una Ley Seca que no perdonaba a los reincidentes (todavía está por elaborarse una lista de teporochos desaparecidos en la vieja Villahermosa) lograron que gobiernos posteriores buscaran extirpar las herencias de Garrido.

Y la Feria, ya entonces Feria, fue de las pocas cosas que sobrevivieron. La resucitó el general Miguel Orrico de los Llanos Becerra, en un intento de legitimar su propio ascenso al poder luego de un golpe de Estado que tumbó al gobernador Manuel Bartlett Bautista en 1955.

Sólo por ese origen, pero desde entonces, se calla que nuestra Feria es, ha sido y jamás dejará de ser el método perfecto de pan y circo para el que renació.

 *

A mediados de la década de 1970, se introdujo una novedad: Desfile de barcos alegóricos. Idea original de Mazatlán para su carnaval, poco a poco el de Villahermosa quedó como el único en el mundo durante 2 décadas.

La CONAGUA los prohibió terminantemente tras las inundaciones de 2007 y la sustitución de nuestro Malecón por una muralla que según sus fantasías burocráticas impedirá anegaciones como las de aquel año.

En todo caso, era una fiesta aparte: Usualmente, el mismo diseño del carro era montado sobre una panga arrastrada por una lancha –y, en ocasiones, sobre la propia lancha-, y navegaba por ambas orillas del Grijalva, con las mismas sonrisas nerviosas y los mismos saludos cansinos de las guapas.

Pero la gente, desperdigada sobre la hierba recién cortada de su Malecón (que cambia de nombre si está en una ribera o en otra), vitoreaba, saludaba, nadaba incluso, agobiada por el calor, divertida simplemente de poder hacerlo.

Se acabó la parafernalia, cierto, pero empezamos a perder una parte de Villahermosa.

 *

De la noche de elección, nomás una cosa: La Flor se negocia tras bastidores, entre poderes que varían del político al económico, del social al familiar (quiero decir, de las familias más influyentes de Tabasco).

Algunos años, se optó por medir el grito de las porras para nombrar a la Flor. Cuando las porras se convirtieron en las mafias actuales que trafican con su apoyo, se instaló jurado calificador.

Pero se impusieron, por mencionar los años recientes, a la sobrina de un subsecretario estatal; a la novia del hijo del Gobernador; a 2 hermanas del clan más poderoso de un municipio; a la prima de un líder sindical petrolero y futuro diputado federal por el PRI; a la novia de un prominente empresario vinculado al Gobierno; a por lo menos 6 ahijadas de regidores de diversos Ayuntamientos; a la hija y a la sobrina y a la prima de Flores anteriores; a 2 parientes diagonales de Carlos Salomón Azar, subsecretario de Estado de Carlos Salinas de Gortari; a las hijas o nietas de dinastías enteras dedicadas a la agricultura, a la ganadería, al comercio, a la banca, al turismo y la hotelería, a la carrera burocrática, al financiamiento de campañas electorales…

 *Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982). Ganador del Primer Concurso de Ficción Playboy 2008, nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010. Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2009 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro).
Ha publicado artículos sobre temas variados y relatos de ficción en diversos diarios y revistas locales y nacionales. En sus blogs (Aquí y en El desprendimiento del iceberg) y su Twitter (#AhoraResulta por @Acrofobos) se puede hallar el despliegue de su obra literaria y periodística

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .