15 días sin policías

13958067121 ¿Quién ganó? es la pregunta que pulula entre la prensa y la sociedad.

La primera, contratada, alza la mano a su cliente; la segunda, atenta pero apática, se la alza a sí misma, sahumada también por la prensa: Fuimos víctimas civilizadas.

Sobre lo primero, que dejaré para más tarde, sólo digo que tácticamente ganó el gobierno haciendo ganar a los policías (o, al menos, pareciéndolo).

Sobre lo segundo, prosigo: La pretendida civilidad ciudadana fue parcial. Los hubo quiénes no se atrevieron a pasar límites (por miedo o por línea) y los hubo quiénes los cruzaron bajo la lógica que “con cuidado y sin dañar”.

Así, aunque ciertamente vimos atracos y algunos peatones reduciendo a sus asaltantes –lo que los medios “colaron” a la opinión pública por servicio-, sobraron los pésimos ejemplos, particularmente en lo vial.

No por nada se resucitó el 1 x 1, conducta que básicamente nos pide ser educados al volante.

Ya es revelador que se nos pidiera esto en tiempo de crisis, pues se envía el mensaje que ahora, ya con agentes en las calles, puedo volver a ser el mismo gorila de siempre.

Sea porque así le indicaron a los periodistas que lo consignaran, sea por un petrificado ritual religioso, la mayoría de la gente acudió a la Feria.

Alguna vez dije: “Los tabasqueños estamos tan ávidos de novedades que quisieron ver qué se sentía ir a una Feria sin policías”.

Pero en la Feria, aunque militarizada, también se cometieron delitos, que la prensa, de nuevo, silenció.

Tons, ¿Por qué acudieron en masa, porqué no estallaron revueltas sociales, por qué salimos ilesos del paro?

Creo que existen 3 razones, una de índole general y 2 específicas.

La primera, la general, es que en materia de seguridad, con o sin policías, igualmente el tabasqueño se percibe desprotegido.

Y no es autoengaño. Hace unos años, a Diana Magaña, periodista del diario Tabasco HOY, la asaltaron violentamente a 200 metros de la Quinta Grijalva, la Casa del Gober.

Ello se agrava fuera de Villahermosa, en las múltiples ciudades-dormitorio que se atreven a llamar villas, colonias, fraccionamientos.

Yo vivo en uno, a 18 kilómetros de la capital: Sin policías, sin agentes de tránsito, sin alumbrado, sin recolección de basura y a veces, las más, sin agua.

No estamos municipalizados y suena razonable como argumento. Nomás que así están también los 300 mil habitantes del municipio que NO vivimos en Villahermosa.

Acá también existimos, pagamos impuestos, votamos, sustentamos a Villahermosa con nuestro trabajo y con el consumo de nuestro salario.

Pero somos excluidos. Tenemos que cerrar una autopista federal para que nos cumplan el derecho constitucional de… tener agua.

Si aquella cifra dispersa se juntara en una sola área geográfica, seríamos casi tantos como en la propia ciudad; pero es la mitad desguarecida, que se cuida como puede y que percibe y divulga mi segunda razón: “La autoridad no se siente”.

La tercera razón suenan a 2: “En la Feria hay intereses que se protegen; es el lugar más seguro de Tabasco”, aunque afuera el caos vial fue más infernal que el calor.

También fuimos, en realidad, cómplices rebeldes, por eso “la libramos”. Y nadie lo está analizando fría y seriamente.

*Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982). Ganador del Primer Concurso de Ficción Playboy 2008, nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010. Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2009 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro).
Ha publicado artículos sobre temas variados y relatos de ficción en diversos diarios y revistas locales y nacionales. Aquí en su blog, su Twitter (
@Acrofobos) y su columna en Facebook (El desprendimiento del iceberg) se puede hallar el despliegue de su obra literaria y periodística.

 

 

Desde el AMLÓdromo

AMLO en Villahermosa, cierre de campaña de 2012. De fondo, el Palacio Municipal de Centro...
AMLO en Villahermosa, cierre de campaña de 2012. De fondo, el Palacio Municipal de Centro…

Andrés Manuel López Obrador encabezó una manifestación, oficialmente, para arrancar sus estrategias de defensa del petróleo.

Pero, en Tabasco, su bastión irreductible, sus adversarios han querido que lo reciba una crisis de seguridad -que amenaza al PRD hoy Gobierno- y de partido.

Adversarios que, de alcance local o nacional, indudablemente se ubican en el PRI, en busca de recuperar ese bastión.

En un primer punto, están los “colados” de AMLO en el gabinete del gobernador Arturo Núñez, algunos, incluso, afiliados a su Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

¿Nombres? Rodolfo Lara Lagunes, secretario de Educación; Audomaro Martínez Zapata, secretario de seguridad Pública; Manuel Rodríguez González, expriista hasta la campaña de 2012; Mónica Fernández Balboa, secretaria de Desarrollo Social; y ya.

A todos les han estallado conflictos –por gremios, por subejercicios, por acusaciones de incompetencia, en suma, por el PRI– sin que ninguno haya sido removido.

Mónica se fue, de nuevo oficialmente, porque se nos casa y va al DF para su nueva vida. Rodolfo aguantó un paro magisterial a finales de agosto de 2013.

Y vienen los perfiles interesantes: Manuel renunció apenas el sábado 15 a su cartera como subsecretario de Gobierno.

Menos de 24 horas después, a Audomaro le estalló una huelga de policías, con toma de instalaciones y toda la cosa, que todavía se mantiene.

Ahora, imagínense un mitin de AMLO sin policías, excepto los federales y los militares.

Imagínenselo porque, además, AMLO viene, como Juan Bautista, a señalar a su elegido, en este caso, para la candidatura a la Alcaldía de Centro, donde se ubica la capital Villahermosa.

En este punto, se tejen los hechos que anuncian el cisma moreno a estallar en una fecha tan importante para las banderas lopezobradoristas:

A principios de enero pasado, Rosalinda López Hernández, diputada local después de ser senadora, abrió su aspiración de ser la primera alcaldesa “con cualquier opción política que me postule”.

Un mes más tarde, su hermano, el diputado federal y también aspirante Adán Augusto, renunció al PRD –como antes lo había hecho al PRI– para integrarse a MORENA. Ya fue candidato al puesto y perdió frente a Jesús Alí.

 El pasado jueves, en entrevista radiofónica, Octavio Romero Oropeza, tan activo en Tabasco por MORENA después de casi 15 años en el DF, se autodestapó para… sí, adivinó: Ser Alcalde de Centro.

Manuel Rodríguez González aspiró desde el PRI a la candidatura; cuando la perdió, se sumó junto a su estructura al PRD y el PRD consiguió la histórica alternancia también en la capital. Así logró ser subsecretario de Gobierno, hasta hace unos días.

Cuando aterrizó Romero Oropeza, en marzo de 2013, con la mira de ampliar la base de afiliados de MORENA, Manuel fue de los primeros  en “sumarse al proyecto alternativo de AMLO”.

En MORENA y para Villahermosa, pues, AMLO está sobrado de cuadros.

Y el PRI, en ese panorama, está sobrado de resentidos que no entren en los planes de la izquierda tabasqueña, mientras sabotea al gobierno a través de los controles que mantiene.

¿Lo peor? Nadie está atendiendo este doble juego del PRI de horadar a MORENA y al PRD simultáneamente.

 *Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982). Ganador del Primer Concurso de Ficción Playboy 2008, nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010. Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2009 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro). Ha publicado artículos sobre temas variados y relatos de ficción en diversos diarios y revistas locales y nacionales. Aquí en su blog, su Twitter (@Acrofobos) y su columna en Facebook (El desprendimiento del iceberg) se puede hallar el despliegue de su obra literaria y periodística.

 

Las cuentas por pagar de Yakiri y Lucero (No ésa Lucero)

 Me llegaron como peticiones de firma de la ONG digital Change.org.

Pero sus casos me estremecieron por lo indignantemente parecidos que son, lo tétrico de sus vivencias, lo inverosímil de sus resoluciones.

Empecemos, como en el concurso, por el más popular.

Pagó 423 mil de fianza por matar a su agresor
Yakiri Rubio y la evidencia ignorada

Yakiri Rubí Rubio Apuart, de 20 años, es secuestrada por 2 sujetos –Miguel Ángel y Luis Omar Ramírez Anaya– el 9 de diciembre pasado.

La llevan a un hotel, la hieren, la golpean, la violan, pero antes que Miguel Ángel pueda asestarle la última cuchillada, le tuerce la muñeca y el agresor resulta herido mortalmente.

Aprovechando, Yaki, semidesnuda y horrorizada, huye del hotel, pide ayuda en una nevería, acude la policía, describe el crimen y a sus perpetradores.

Tras encontrarlos, viene la espeluznante vuelta de tuerca: Luis Omar acusó a Yaki de asesinar a su hermano, en base a las dudas razonables de la historia. La policía, eficaz como siempre, detuvo a Yaki como la facilota y homicida amiga del hoy occiso.

Y la justicia, tan pronta y expedita como siempre, le dictó auto de formal prisión, la condenó por “exceso de violencia en la autodefensa” y le impuso, a cambio de su libertad condicional –es decir, de ser libre pero culpable-, una fianza de 423 mil pesos.

Lucero Salcedo y las huellas de su humillación
Lucero Salcedo y las huellas de su humillación

María de la Luz Lucero Salcedo Palacios, de 18 años, acepta que otro Miguel Ángel, Jasso, la lleve a su casa desde su trabajo el 12 de septiembre anterior.

Él le pide sexo, ella dice que no. Entonces, él –supongo que bajo amenazas y a 100 por hora– la lleva al poblado distante de Ojo de Agua.

Al amparo menos de la noche que del miedo, Jasso frena, la saca del auto, la golpea, la asfixia con sus manos, intenta algo peor que sólo violarla. No queda claro cómo, pero Lucero consigue zafarse de su agresor y hacerlo huir en su automóvil.

Se desarrollan entonces 2 historias paralelas que terminan en el mismo hospital, casi camilla con camilla: Él es internado tras chocar por la prisa de lograr una coartada; ella lo es para atender sus lesiones visibles.

Y de nuevo: Pese a las evidencias y a que ella denunció primero, en Guanajuato, paraíso de la derecha más rancia de nuestro país, la justicia desechó los cargos de tentativa de violación y homicidio.

Para mayor ironía, él salió libre por los mismos argumentos que ella fue exhibida en el tribunal: Lucero fue inmoral al aceptar una propuesta claramente seductora, por vestir provocadoramente y por pasearse sola con hombres a los 18 años.

No puedo sonar más sarcástico ni pediré disculpas por una realidad que vulnera la ya de por sí frágil condición de las mujeres en México: Por lo menos en el caso de Yaki ya hubo un proceso judicial; a Lucero ni el consuelo le queda de que su abusador esté muerto.

Así celebra este 2014 el Estado mexicano, con sus polític@s, sus demagog@s y sus merolic@s –sí, por desgracia también algunas mujeres han caído en tamaña farsa– el Día Internacional de la Mujer.

Celebran ellos, porque no hay nada que celebrar. No tengo que ir a casos como el de Lydia Cacho o al de Florence Cassez; bastan 2 ciudadanas comunes, bastan mis mujeres, mi madre, mi esposa, mis hermanas, mis sobrinas, para saber el infierno, cotidiano y doméstico, que millones sufren, peor que Demóstenes, en México.

*Escritor y periodista mexicano (Villahermosa, 1982). Ganador del Primer Concurso de Ficción Playboy 2008, nominado al Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2010. Reconocido por la UJAT en 2002 (Premio Universitario de Ensayo sobre Benito Juárez) y en 2009 (Premio de Cuento de la Feria Universitaria del Libro). Ha publicado artículos sobre temas variados y relatos de ficción en diversos diarios y revistas locales y nacionales. Aquí en su blog, su Twitter (@Acrofobos) y su columna en Facebook (El desprendimiento del iceberg) se puede hallar el despliegue de su obra literaria y periodística.

Simona Halep y el derecho al ranking

 

Simona Halep. Tenista rumana. Considerada una de las tenistas más sexies del mundo. ¿Nada todavía?

Bien, en 2009 se volvió noticia mundial por una decisión que, curiosamente, hombres y mujeres reprobaron por igual: Se redujo la talla de sus pechos significativamente, con tan sólo 18 años de edad.

La razón, por su puesto, también provocó una controversia barata: La nacida en Constanza deseaba quitarse el “peso incómodo” de su busto para mejorar su rendimiento.

Seguir leyendo «Simona Halep y el derecho al ranking»