Archipiélago Tabasco

Las 10 mentiras que jodieron a Tabasco

5.- “Reconstruiremos Tabasco cueste lo que cueste”

Un drama real que ha sido paulatinamente soslayado por todos, a izquierdas y a derechas, sin explicación ni soluciones. Un reproche a las autoridades que,m concentradas en autopanegíricos, eluden mirar una persistente realidad atroz, con datos duros.

 

¿En serio? Según las aseguradoras –las primeras en arrojar la factura en la mesa oficial-, las afectaciones y sus secuelas ascienden a la friolera de 700 millones de dólares, la segunda más costosa después del desastre de Cancún, Quintana Roo, tras el paso del huracán Wilma en 2005. Siendo la peor, en otros y más concretos términos, estamos en segundo lugar porque bajo su criterio de cotización no costó tanto. En fin. Calderón quiso mostrarse magnánimo como presidente y no me explico cómo es que esas 6 palabras todavía no le han costado políticamente a la luz de los hechos.

Primero, las aportaciones del Fondo Nacional para Desastres Naturales (FONDEN), a partir de la evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de Desastres (CONAPRED) de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) fueron de raquíticos 165 millones de pesos. Ello alcanzó, no para operar mejor el éxodo de regreso y la labor de reedificación, sino para administrar la paquidérmica plantilla burocrática estatal, federal y municipal (el mayor y más grande empleador de la entidad, según el INEGI, con 1 de cada 4 asalariados) hasta sus aguinaldos de diciembre. En realidad, el FONDEN sería de 256 millones de pesos, pero el resto se fue en los dichosos vales de diez mil pesos, emitidos por el Instituto de Vivienda de Tabasco (INVITAB) el cual, laborando con recursos federales, imprimió su mejor logotipo en esos documentos. Además, debido a las reprimendas internacionales a la Administración Granier por su conducción previa a la inundación –la de la ONU el 1 de noviembre, la más severa- y otros detallitos en el manejo de las arcas públicas, la fluidez de recursos se centralizó, ahogando en la mar inmensa de la tramitología las urgencias materiales y de seguridad más apremiantes.

Segundo, las contribuciones de los demás estados de la República, de sindicatos, de fundaciones y de ONG’s, así como de organismos internacionales y países amigos  todos de México –aunque no de su gobierno-, ascendió a la estimulante cantidad total de 35 millones de pesos, de los cuales, poco menos de la mitad, provinieron de la Unión Europea como Estado Supranacional. Si 16 millones de pesos suenan de lujo, ello en realidad vale apenas un millón de euros, menos, mucho menos del presupuesto de la papelería de esta organización nutrida de las cuotas de 25 países, 5 de ellos entre los más prósperos del planeta. Suena cruel, pero existen más verdades sobre la importancia relativa de México en el concierto mundial, pese al mito oficial. Arabia Saudita, el mayor productor de petróleo del orbe, socio científico y tecnológico de nuestro país, apenas donó 500 mil dólares, 100 de ellos en maquinaria agrícola. No quiero pensar cuánto hubiera crecido esa cifra si fuéramos miembros de la Organización de Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP).

Sólo por ejemplificar, otro miembro de ese cártel, un tanto menos rico pero cuyo gobierno se trae roces y coces con el nuestro desde 2001 (Sí, adivinaron: Venezuela) donó un millón de dólares, asistencia médica material y humana –empacada en el mismo plástico del donativo de Cuba- y helicópteros a “un pueblo hermano en desgracia”, como declaró con su fórmula de siempre en su Aló, Presidente, el programa de culto a su personalidad trasmitido desde Caracas, del 4 de noviembre de 2007. ¿Qué se hizo con semejante oxígeno financiero y por qué no se mencionó? Misterio. Al igual que la asistencia a los extranjeros radicados aquí por parte de sus propias patrias. Se publicó apenas un par de entrevistas breves en Mayo de este 2008, a 6 meses de la catástrofe, elaboradas por la periodista Ana Durán Penabad a un francés y a Juan Francisco, éste último amigo mío, cuñado de mi compadre Carlos, quien relata en detalle, en otra parte de esta obra, su desventura individual resumida en la inopia logística de la Embajada de Argentina en México para auxiliarlo. Y puedo reseñar el de Ismael, un periodista español que, así como Juan, está casado con una mexicana; lo más que el Gobierno de Zapatero pudo hacer por este súbdito del rey Juan Carlos I fue: Nada, excepto enviar dinero.

Tercero, de la reactivación macroeconómica, tampoco. Las tenazas que apretaban la garganta del sector productivo estatal consistieron en la aprobación de la Reforma Fiscal por el Congreso de la Unión, que castigaba fiscalmente a Tabasco despojándolo de su categoría, indiscutible en muchos sentidos, de Estado Petrolero –lo que significa mayores dividendos de los excedentes de la venta de crudo y algunas amortizaciones impositivas- y creando el Impuesto Empresarial a Tasa Única, el polémico e inextricable IETU, y la deducción del 2 % a todo depósito bancario por encima de los 25 mil pesos al mes, nuevas cargas hacendarias, pesadas para una población dedicada mayoritariamente a la informalidad económica, a la pequeña y mediana empresa, y/o al ahorro producto de su trabajo. Del otro lado, la tabulación tarifaria en nuestro consumo energético.

Junto a Chiapas –y no ajenos a ellos sólo porque no tenemos, geográficamente, presas hidroeléctricas-, somos los mayores productores de energía en el país, atrasito del petróleo y el gas natural, amén de contar con el único complejo petroquímico, exploratorio de yacimientos y de perforación que conjuga la investigación de PEMEX y del Instituto Mexicano del Petróleo y la vida cotidiana: Ciudad Pemex, en Macuspana. Pese a ello, no pagábamos una cuota preferencial eléctrica como nuestros vecinos del Sur debido a: A) la celebérrima Resistencia Civil, con más de la mitad de los clientes de la CFE en mora desde hacía 10 años; y B) el dilema del apetitoso costo político que significaba para quién lograra el “borrón y cuenta nueva”, por encima del costo material, que era lo que en realidad le interesa a la paraestatal.

Total, que nuestras finanzas públicas, entre el oneroso gasto burocrático de sueldos y viáticos para los poderes locales Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de todos los mandos y jerarquías de todas las dependencias -incluyendo los “gastos de publicidad” a medios de difusión, oficialistas o no-, más las instancias municipales y las descentralizadas; los desembolsos fiscales que no regresarán ya ni siquiera en el Ramo 33 y 34; y las evidente y hasta groseramente obvias malversaciones con los dineros extras del desastre, el pueblo de Tabasco volverá a ahogarse en su propia miseria de no poder reclamar –como debiera, quizá hasta con piedras y palos de tanto hartazgo visible-, sacando sus bolsillos vacíos pidiendo de nuevo lo que no habrá para la próxima.
Derechos Reservados. Radical Editorial. 2008.

3 comentarios en “Archipiélago Tabasco

  1. Datos, datos y datos, y la serpiente de concreto ke radikaliza la vista del malecon y otros sectores de Villahermosa avanzando con mas gastos ke efectividad… tapandole el ojo a no se kienes… permeando mas ke seguridad, confusión, a veces temor y por lo general un sabor mas amargo y fetido ke el de las aguas estancadas entre octubre y noviembre del 2007… y mi espiritu anfibio creo ke esta x suicidarse si sucede otra vez!

    Me gusta

  2. uuuuy ya vamos para 2 años, está por llegar la temporada de lluvias, ya hasta pondrán de nuevo los costales y apenas ésta es la 5ta \’mentirilla\’ de esos tiempos, y las que se estan acumulando :S echale ganas mi alex!!!te leo en la 6!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .