Batallas perdidas

Es obvio: Si el rótulo principal de este URL describe que soy cineasta, ¿Por qué desde el principio no escribí algo relacionado con ello? Bueno, pues ahora el que se tope por casualidad con este blog o mis lectores no habituales leerá ese primer material…
 
Casi todo vuelve o está volviendo. Rocky regresó, lo que significa que por lo menos dos o tres años oiremos el "tá-tatatá-tatatá-tatataaaaaaaaaá" (El rockero principio de "Eye of the tigger", su canción tema) hasta para las parodias que surgirán y, claro, películas de boxeo por el mismo período. Ocasionalmente se realizarán filmes aceptables originales ("Toro Salvaje", de Scorsese, o "Ali", de Mann, por ejemplo), pero las carteleras nos van a saturar de los cuadriláteros, lso guantes, el sudor y la sangre de los campeones sin corona. Bueno, incluso se acabó el luto por los ataques del 11-S y cintas como "Borat" y "Babel" introducen nuevas pautas sobre la multiculturalidad, la plurietnicidad y la globalización mal vistas.
Pero, ¿Se dan cuenta que NO está regresando? Entre otras cosas y centrándome en la poderosa meca hollywoodense, al menos tres tópicos indispensables dentro de géneros valiosos: La Guerra de Vietnam, la crisis de parejas (y sus derivados) y el cine científico-político. Veamos, no por este orden, que es arbitrario, sino por sus causas, las razones de su no retorno.
Aunque persisten críticos y cada vez más fuertes de la Administración Bush, muchos están situados desde la perspectiva algo patriotera que, mal que bien, comparten los ciudadanos estadounidenses, no se olvide, el mercado más grande de la industria. De esa forma, todo aquello que represente los momentos más acerbos en la historia reciente simplemente no va. Además, ideológicamente, pese a las fuertes controversias generadas, los fundamentalistas cristianos permean con fuerza en esta actividad artística, sino a razón de propuestas inteligentes, sí a fuerza de lana, mucha lana para producir películas o, simplemente, no patrocinarlas. Los valores que enarbolan desprecian un sentido de derrota personal y apertura liberal que llevó al desastre de Oliver Stone "Las Torres Gemelas" a dominar la taquilla por meses. Es increíble que este cineasta rodara inolvidables materiales polémicos como "JFK" y "Pelotón", pero es que las cosas han cambiado, aun su rebeldía, una muestra perfecta de lo expongo: Hoy, no es razón de narrativa, sino de temática lo que está engrosando de historias triunfalistas (Y muchas veces a lo pendejo) a entrar en las salas y quedarse en ellas largo rato impunemente, desplazando a gloriosas joyitas como "Los Productores", de Mel Brooks.
Así, la guerra de Vietnam, el único conflicto que Estados Unidos perdió -al menos desde un punto de vista bélico- hace mucho que dejó las pantallas para ser reemplazada por el extremo opuesto la Segunda Guerra Mundial, el conflicto que colocó a Estados Unidos en el estatus de primera potencia. No importa si es un alegato antibelicista, se critique lo que ese ejército falló o de hable desde "el bando enemigo": La trama, indudablemente, saciará la moral gringa con el éxito y el puritanismo "bushiano". En el mismo sentido, la "reinvindicación de la familia y sus valores", una directriz que secuestró a los grandes corporativos globales de medios de comunicación para moldear a nuestras sociedades -lo que convirtió al cigarro y a las atronadores ideas de izquierda en el enemigo público número en todo el planeta-, impide ahora ver cosas del calibre de "Kramer vs. Kramer" o, más recientemente "Belleza Americana" (y miren de qué año es). Claro, se dice, ya vimos "Secreto en la Montaña" o "Transamerica" (La historia del hombre que pretende operarse para un cambio de sexo, pero descubre que tiene un hijo), llegaron a los Oscar, bla, bla, bla. ¿Se premiaron? ¿Alguien las vio fuera de EU? ¿Y aun dentro, con una distribución limitada? Lo siento, hoy las parejas tienen conflictos, pero siempre, creánme, indudablemente, se superan, no sé cómo, pero el cine nos lo dirá.
Quienes vieron "El Informante", el algo tedioso filme de Michael Mann que cuestionaba, por igual, a medios y a patrocinadores, podrán revisar el catálogo de opciones sobre temas similares. ¿"Gracias por fumar"? FUE crítica, una sátira que en realidad inscribe -sin defender- estas tendencias: El promotor de un vicio finalmente vencido por lo que tiene que mostrar a sus hijos y, por supuesto, ausente de ingredientes científicos-políticos para justificar, de un lado o de otro, el discurso de su director, Jason Reitman. Miren la ironía: Su padre, Ivan Reitman, produjo y dirigió películas chocarreras, pero cuya esencia intelectual (Baste de prueba "Los Cazafantasmas", la suya más célebre) las volvió inolvidables. Hoy existe una carencia que, por ejemplo, "Una verdad incómoda", el documental-conferencia-grabada-en-35 mm con Al Gore, intenta suplir, con relativo éxito. El acomodo de temas con tintes científicos y/o políticos, uno de los cocos de Bush, simplemente serán, o de plano censurados como "Camino a Guantánamo", de Michael Winterbottoom -mitad documental, mitad drama de ficción sobre los reos musulmanes en esa base naval de Cuba- o escondiditos como ese hitazo sobre el cambio climático y el calentamiento global, que no es aceptado oficialmente por el gobierno de Washington. Adiós a logros de reclamos políticos algo enterrados como "Buenas noches y buena suerte", de George Clooney y "Syrana", con George Clooney, y repito el término porque este crítico abierto y discreto a la vez producirá y divulgará un documental sobre la crisis en Darfur, a la que su país, como dizque policía del mundo, se ha negado a intervenir, entre otras cosas, por el compromiso comercial de petróleo que tiene con el gobierno genocida de Sudán. Qué importa si los desplazados superan los 100 mil hombres, mujeres y niños, probablemente el filme de Clooney reciba una nominación al Oscar -que perderá también muy probablemente- sin que nadie sepa porqué la consiguió ya que nadie o pocos lo han visto.
Adiós a la crítica social de sustento e inteligencia, adiós a las historias sin final feliz o falta de redención, adiós al belicismo perdedor que marcó generaciones enteras ("M.A.S.H." de mi admirado Robert Altman, no tocó la de Guerra de Vietnam, sino la de Corea, pero fue tan ácida, que fue premiada en pleno 1976), adiós a la comedia que sinceraba el alma, a la acción que reflejaba la desesperación por la seguridad y al cine negro provisto de violencia honesta y profundidad humanista. ¿No me creen? En 1996, las productoras se sentían seguras de hacer estallar varios bombazos en pleno Nueva York por terroristas internacionales -blancos, eso sí y por motivos financieros-mercenarios- sin que nadie se perturbara porque un policía detenía a los malso a golpes de chistes y astucia detectivesca. Aún en 1998, ese mismo agente de la ley era un petrolero que hacía donaciones a Greenpeace mientras perforaba un cometa que destruiría el planeta y volando al espacio realizaba rutinas cómicas con toques científicos y aun culturales; se daba el tiempo de mirar otros peligros. Hoy, 2007, mencionar atentado en suelo norteamericano es sacrilegio y queda como triste referencia que "Pearl Harbor", estrenada meses después del 11 de septiembre de 2001 -literalmente- se convirtió en el paradigma patriotero por venir.
Adiós, por fin, a estos análisis del cine que se pudre en discursos que venden al pueblo estadounidense la misma represión intelectual que impera y del que están hartos y bienvenido, por unos 24 o 36 meses, películas de boxeo o parodias del motivacional regreso de Rocky, en estos tiempos tan necesitados, no de héroes, sino de líderes.

Un comentario en “Altermedios

  1. lamentable situación del cine (pero es de esperarse sobre todo viniendo de Hollywood) y aún peor la del cine mexicano… pues las pocas producciones que logran reconocimiento, sobre todo las más recientes que contendieron por el famoso "oscar" (el "premio" idóneo pero no el mejor como diría cierto politicucho de apellido abas-kl) no eran producciones hechas en México aunque si por mexicanos… en fin, ya alguno tenemos idea de como "selecciona" la \’academia\’ a las ganadoras…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .